Unos chicos obligan a un perro a tomar drogas. Cuando el dueño lo encuentra, está así


La protectora de animales RSPCA de Inglaterra se ocupa de animales perdidos, heridos o que nadie quiere. En noviembre llegó Chunky, un pequeño chihuahua mezclado. El caso de este pobre perrito es el peor caso de crueldad animal con el que los cuidadores del centro se han encontrado nunca.


Al pequeño Chunky lo robaron y maltrataron cuatro adolescentes. Los chicos tienen 15 y 16 años y se hallaban bajo la influencia de drogas. 



Chunky sufrió lo indecible en las manos de estos indeseables: lo torturaron sin piedad, distrutando con su dolor.  Primero le rompieron el cuello y una pata, y luego lo torturaron. Incluso le prendieron fuego en la cara.



Luego, antes de tirarlo como un trozo de basura, le hicieron tomar drogas. Aunque Chunky era aún un cachorro, pudo sobrevivir a la tortura. Cuando llegó a la RSPCA, los veterinarios lo atendieron de inmediato.


Caroline Doe, una trabajadora de la RSPCA dijo: "Este es el caso más horrible que he visto durante mi carrera. Cada vez que pienso en él, me dan escalofríos. Los adolescentes han confesado su delito y su excusa fue que habían tomado drogas. Pero la forma en la que este perrito fue maltratado es barbárica e imperdonable".


Lo peor es que Chunky tuvo que sufrir durante días. Vagaba con una pata y el cuello roto, y quemaduras en todo el cuerpo". "Nunca olvidaré lo asustado y triste que estaba la primera vez que lo vi" comentó Caroline Dow. "Sus heridas eran tan malas que, pese a los maravillosos cuidados de los veterinarios, sufrió terribles dolores al menos durante 6 días".

El dueño de Chunky recibió la buena noticia de que podía volver a cuidar de su cachorrito. 

Las heridas de Chunky se curaron y finalmente la nariz se ha recuperado de la tortura.  Su dueño lo cuida día y noche. Es un milagro que Chunky esté tan contento de estar con gente otra vez pese a todas las cosas terribles que le hicieron. "Está un poco más nervioso que antes, pero sigue siendo mi pequeño Chunky" dice su dueño.

Chunky sigue moviendo la cola como un loco cuando le hacen caso. Para todo aquel que lo conoce, ¡su recuperación ha sido milagrosa!

A los jóvenes se les ha prohibido por ley poseer animales durante los próximos 5 años. Ahora están 12 meses en libertad condicional, y cada uno ha de pagar entre $770 y $4000. El padre del principal delincuente tendrá que pagar $8800.

Por suerte los jóvenes han sido aprehendidos y Chunky fue rescatado a tiempo.Esta preciosidad se ha recuperado de todas sus heridas y todo el que lo conoce está maravillado de lo rápido que ha superado el trauma. 

Si el espíritu luchador de este pequeño también te ha conmovido, comparte su historia con todos tus amigos.