3 señales de que no tratas bien a tu mascota...


Como todas las personas que tienen mascotas es posible que te consideres un buen dueño de tu mascota, pero, ¿realmente lo eres? ¿Qué crees que dirían tus mascotas si pudiesen hablar? Como en casi cualquier cosa no creo que seas un dueño perfecto, tampoco tienes por qué ser un mal dueño… pero es necesario aprender de los errores para poder dejar de cometerlos y que tu mascota pueda vivir mejor su vida a tu lado.


Hay muchas personas que sin darse cuenta tienen comportamientos tóxicos con sus mascotas y es necesario tomar conciencia de esto. Tu perro, tu gato o cualquier otra mascota que tengas se merece tu respeto y todo tu amor, porque tu mascota no es tu mascota… se ha convertido en parte de tu familia, porque tú para él eres el líder de su manada. Sólo por eso se merece el máximo de tus respetos y todo tu amor incondicional. No te pierdas algunas señales que dejan claro si tratas mal a tu mascota.


Le dices ‘no’ muchas veces
La palabra que más escucha tu mascota a lo largo del día es la palabra ‘no’. Tiene sentido regañarle cuando salta en el sofá, cuanto te tira la correa… o quizá cuando se mete debajo de tus pies. Por desgracia, cuando sólo utilizas el refuerzo negativo es un comportamiento tóxico que puede afectar a la salud emocional de tu mascota. Es mejor que te centres en el refuerzo positivo como un método mucho más saludable y eficaz de conseguir que el comportamiento de tu mascota sea el adecuado.


Cambias las reglas según te apetece o te conviene.

Los animales son seres vivientes muy inteligentes y se dan cuenta de lo que quieres por lo que siempre te intentarán complacer. Cuando cambias las reglas, le estarás confundiendo. Si por ejemplo permites que tu perro se suba en el sofá cuando estás de buen humor pero se lo niegas cuando no te sientes bien es probable que esté confundido y no sepa qué quieres realmente. Si tu perro no entiende por qué algunos días le permites subirse  al sofá y otros no, decide cuáles son las reglas y tu perro te sorprenderá cumpliéndolas… pero no las cambies.

Justificas el comportamiento negativo de tu mascota.

Poner excusas y justificar el mal comportamiento de tu mascota en lugar de abordar el problema es algo tóxico. También podrías dar lugar a que alguien sufriera algún daño por no educar adecuadamente a tu mascota. Si sabes que tu perro puede tener un comportamiento agresivo, no lo justifiques y busca la causa para tratarlo y que tenga un comportamiento más pacífico. En lugar de provocar una situación de conflicto, asegúrate de que no expones a tu perro a situaciones en las que pueda desencadenar un mal comportamiento… puedes hablar con un entrenador de perros para que te enseñe a realizar refuerzos positivos.


no olvides compartir la nota y darle like.