Ya han intentado tener una hija en 13 ocasiones y todavía no se dan por vencidos.


Por alguna masculina razón, los hombres generalmente quieren que su primer bebé sea un varón, por eso del apellido y su continuidad, supongo. Basta ver sus ojos brillar cuando el especialista del ultrasonido da la noticia esperada.


Entonces comienzan a soñar en todo eso que le enseñarán: fútbol, rasurarse, a tratar a las mujeres con su ejemplo, y eventualmente a beber cebada fermentada.


Para las mujeres es diferente, probablemente deseen más una bebita, aunque un bebé varón también estaría bien.

Por ejemplo, para Jucicleide Silva, de Brasil, una bebita ha sido el sueño de toda su vida.


Jucicleide y su esposo, Irineu Cruz, se casaron hace más de 20 años en el pueblito Conceicao de Coité y llegaron a uno de esos acuerdos entre cónyuges: Irineu elegiría el nombre de su hijo si nacía varón y Jucicleide elegiría el nombre si nacía mujer.


Entonces, con mucha ilusión, cada cual hizo una lista con sus nombres favoritos, pero el único que ha podido usarlos, TODOS, ha sido Irineu, ya que hasta ahora, buscando una hija, sólo han nacido varones… ¡13 de ellos!


Los nombres que el orgulloso padre seleccionó, iniciando con la misma letra, son:

1.- Robson (18)
2.- Reinan (17)
3.- Rauan (15)
4.- Rubens (14)
5.- Rivaldo (13)
6.- Ruan (12)
7.- Ramón (10)
8.- Rincón (9)
9.- Riquelme (7)
10.- Ramires (5)
11.- Railson (3)
12.- Rafael (2)
13.- Ronaldo (un mes de vida)

Está claro que Irineu es muy aficionado al fútbol: “Me encanta el fútbol y siempre admiré a jugadores como Rivaldo, Roberto Carlos, Ronaldinho y Robinho. Un día me di cuenta que todos los mejores futbolistas parecen tener nombres que empiezan con la letra “R”, y decidí que debía honrar a los talentosos del fútbol llamando a mis hijos como los jugadores que me han encantado. Ahora, otra vez esperábamos una nena pero llegó otro varón. No podía dejar de llamarse Ronaldo”.

De hecho, Irineu se reúne todos los fines de semana con sus hijos para jugar un partido de fútbol en el que actúa como el árbitro.

Pero no perdamos de vista a Jucicleide, que todos los días enfrenta el desafío de alimentar a los 14 hombres de su familia, preparando una buena cantidad de comida para mantenerlos felices y satisfechos… ¡apenas están creciendo!

La probabilidad de tener 13 varones en hilera es de 800.000 en una, así que Jucicleide e Irineu pueden sentirse afortunados y premiados por el azar.

Cuidar a todos sus hijos es un trabajo de tiempo completo y Jucicleide reveló que no tiene tiempo para mucho más: “Debo cocinar un kilo de arroz, un kilo de frijoles y un paquete extra grande de macarrones para cada almuerzo. Por supuesto, hay momentos en que las cosas se ponen difíciles, pero nadie pasa hambre. Si tenemos una hogaza de pan, se divide y se comparte entre todos. Lo bueno es que todos mis hijos se comportan bien.”

Pero Jucicleide reveló que todavía tiene su corazón fijo en una niña: “Sería maravilloso poder elegir su nombre y, finalmente, mostrarle la tarjeta roja a mi marido”. No olvides COMPARTIR y dar LIKE.