La historia jamás contada del niño que vino del “Más allá” solo para darle un mensaje a su mamá. ¡Te conmoverá al leerla!


Seguramente has escuchado cientos de historias de terror que te han sacado sustos y peor aún te han dejado con la boca abierta. 


Pero lo que tú no sabías es que no todo es desgracia y terror, pues en contra parte existen historias conmovedoras como la que te platicaremos a continuación dentro de esta nota que aunque parezca de fantasía es una historia totalmente real, la cual habla de la trascendencia del amor entre una madre y un hijo que ni siquiera la muerte pudo separarlos y mucho menos acabar con el sentimiento.


Todo comienza cuando Claudia García Alcalá recibió la noticia que se convertiría en madre, lo cual fue una gran sorpresa para ella  el saber que una bendición estaría por llegar a su vida, a pesar de no contar con el apoyo de su pareja pues este no quiso hacerse responsable y decidió marchar a rumbo desconocido, por lo que ella sola cargó con la responsabilidad durante los 9 meses de gestación. 

No teniendo el apoyo de su familia y mucho menos de su pareja llegó el tan esperado día, los nervios estaban a tope pero ella tenía la ilusión de ya tener entre sus brazos a su bebé. Las horas trascurrieron y después de unas complicaciones durante el parto, por fin su sueño estaba haciéndose realidad. La felicidad en ella era tan incalculable que su sonrisa olvidaba todo problema vivido y mucho menos la ponía a pensar de la sorpresa que la vida le tenía reservada a ella.



En agradecimiento al doctor que la atendió y como agradecimiento a la vida por que las cosas habían resultado muy bien lo nombró al pequeño Juan de Dios. 

Con el paso del  tiempo las cosas marchaban bien en ambos, hasta que un día ella estando en el trabajo, se comunicaron de la guardería en la que dejaba a  su hijo, notificándole que había sufrido un ataque epiléptico y este había sido trasladado a un hospital. 

Al llegar a la clínica, el pequeño fue diagnosticado con un tumor maligno que ponía en riesgo su corta vida, por la que desesperación cayó en ella en su más bajo sentido. Las horas transcurrieron y las complicaciones eran cada vez más frecuentes hasta que después de sufrimiento, logró ella poder tener contacto con su hijo.

Al estar de frente a él el pequeño le dijo: “Mamita, te amo mucho, pero yo no quiero que sufras por mi culpa, quiero verte feliz y Diosito ha venido ya por mí, pero estaré junto siempre”, por lo que con estas palabras la madre quedó totalmente sorprendida, sin razón alguna del por qué el pequeño había dicho eso. 

Fue en ese momento cuando un ataque cardiorrespiratorio los sorprendió a ambos y a ella los médicos la tuvieron que sacar para atender al pequeño y después de varios intentos perdió la vida, un golpe totalmente irremediable para ella y difícil de aceptar para cualquier madre.

Todo parecía no tener absolutamente sentido para Claudia pues el ser más amado para ella y motivo de su felicidad ya no estaba presente, por lo que los funerales fueron un escenario de tristeza y agonía al estar junto al ataúd de su hijo y verlo sin vida. 

Pero bien dice aquel dicho que mientras puertas se te cierren, Dios deja una ventana y así tal fue, pues uno de los compañeros de trabajo de Claudia pudo captar en un video totalmente extraordinario, cuando en pleno velorio un globo se desprendió del ataúd de su hijo muerto y se dirigió hacia ella y por más extraño que pareciera, claramente se ve como el objeto trata de consolarla cuando ella se encontraba en llanto, algo que ni la ciencia tendría la respuesta para aclararlo. No nos cabe duda que el pequeño Juan de Dios estuvo ahí presente y si aún dudas de ello, te invitamos a que mires el siguiente vídeo. 

Da clic aquí para ver el vídeo.


Es aquí en donde demostramos que existen lazos de amor más fuertes capaces de romper hasta las propias cadenas de la muerte, tal es el ejemplo de Claudia y el pequeño Juan de Dios, que por más increíble que parezca, solo es cosa del sentimiento puro que nace entre una madre y un hijo, por lo que no dudamos que esto te hará reflexionar y despertará en ti, el amor hacia esa gente importante en tu vida. 


Que hoy Dios los llene de bendiciones a todos ¡Amén! No olvides compartir y dar like