Cómo dejar de fumar


Dejar el tabaco está en tus manos así que ¡no esperes más! Aunque a simple vista sea parezca ser algo complicado de lograr, lo cierto es que con fuerza de voluntad, perseverancia y con unos cambios de conducta puedes conseguirlo. Además piensa que actualmente existen tratamientos médicos que pueden acostumbrar a tu cuerpo a la falta de nicotina y reducir, así, la ansiedad de fumar. En este artículo de unComo vamos a darte algunas sugerencias para que puedas aprender cómo dejar de fumar y sentirte, por fin, libre de esta adicción.

Instrucciones:

Antes de nada, te recomendamos que valores lo importante que es dejar de fumar para la salud de tu cuerpo pues el tabaco es muy perjudicial para la salud, sobre todo para el aparato respiratorio. A continuación te descubrimos cuáles son los beneficios de dejar de fumar para que te animes aún más a hacerlo:

Mejoría en la respiración: si dejas el tabaco los pulmones funcionarán mucho mejor y tendrás más capacidad a la hora de respirar y canalizar el aire que entra en tu organismo.

Reducción del asma: también relacionado con la respiración, si dejas de fumar también consigues que los episodios asmáticos aminoren y que sientas, en general, que puedes respirar mucho mejor.

Mejor circulación: las toxinas del organismo también dificultan la buena corriente sanguínea y, en cuanto limpiamos nuestro cuerpo, conseguimos que la sangre fluya mejor por nuestras venas. Esto también hace que se reduzca el riesgo de padecer infartos o enfermedades cardiovasculares.

Menos riesgo de padecer cáncer: muchas personas fumadoras terminan padeciendo enfermedades como cáncer porque tienen su estado de salud afectado por las toxinas del tabaco. Además, se reduce el riesgo de cáncer de pulmón (que es el más habitual en fumadores) en cuanto se deja el tabaco.

Además desde unComo te recomendamos que te apuntes estos beneficios en un papel y lo pegues en el frigorífico o en la puerta de casa, en algún sitio que esté siempre visible a ti para que, en momentos de flaqueza, recuerdes lo que ganarás cuando seas capaz de superar tu adicción.

Una vez que ya sabes lo bueno que es para la salud dejar el mal hábito del tabaco, comenzamos a hablar sobre cómo dejar de fumar. El primer punto esencial es que lo hagas porque tú quieres, porque lo necesitas y porque la decisión es tuya y solo tuya. Ya te hemos indicado que para lograrlo lo que más importa es que tengas fuerza de voluntad y estés motivado para hacerlo, si no es así, será muy fácil que caigas en la tentación en cualquier momento.

Por tanto, lo primero es que tú estés seguro de que quieres dejar de fumar y, lo siguiente, es que escojas un momento de tu vida en el que estés estable. Si has pasado por una experiencia problemática o estás en una situación inestable, no te plantees dejar de fumar ahora pues te será mucho más complicado que si lo intentas hacer cuando estás en un buen momento de tu vida.

Otra buena manera que hay para dejar el tabaco es modificar algunos hábitos que tenemos instaurados en nuestra vida diaria y que, con un simple cambio, podremos reducir de forma muy importante el consumo de tabaco. Por ejemplo, tener algo en la boca (un chicle, palitos de canela, etc.) ayudan a que la ansiedad de fumar aminore y que no estemos tan pendientes de tomar un cigarro.

Del mismo modo, es recomendable que mantengas tu mente distraída y comiences a hacer nuevas actividades para que, así, te concentres en nuevos retos y estés ocupado. Un buen truco está en que, antes de caer en la tentación del cigarro, pienses si realmente el sabor del mismo te apetece o si es un impulso de tu cuerpo por la falta de nicotina. Ser capaz de controlar tu cuerpo es un gran paso para poder superar la adicción.
No olvides COMPARTIR y dar LIKE.